66

El objetivo de cada ronda es ser el primer jugador en llegar a 66 puntos. Valor de la puntuación: A:11, 10:10, K:4, Q:3, J:2, 9:0. La última baza vale 10 puntos. Una baza la gana la carta más alta del palo de salida de la baza, a menos que la baza contenga una carta del palo de triunfo, en cuyo caso la gana la carta de triunfo más alta de la baza. Hasta que el mazo no se haya terminado, no es necesario seguir el palo o triunfo. El ganador que puntúa el valor de las dos cartas de la baza debe recordar cuántos puntos ha ganado. Una vez jugada la baza, ambos jugadores toman una carta del mazo. El ganador de la baza inicia la siguiente baza. El jugador que posea la carta de triunfo más baja, el nueve, puede cambiarla por el triunfo revelado. Esto sólo lo puede hacer el jugador que lleve la baza (antes de jugar una carta) y haya ganado al menos una baza. En su turno, cuando lleve la baza, un jugador puede casar una pareja Reina-Rey del mismo palo jugando una y revelando la otra al mismo tiempo. Los matrimonios regulares valen 20 puntos de carta y los matrimonios de triunfos valen 40. Una vez terminado el mazo, cuando el perdedor de la sexta baza haya tomado el triunfo revelado, las reglas del juego se vuelven más estrictas. Ahora los jugadores deben seguir el palo de salida (ganando la baza cuando sea posible), y deberán sacar un triunfo si no tienen cartas del palo de salida. Tan pronto como un jugador gane una baza que eleve el total de puntos de sus cartas a 66 o más, puede detener el juego diciendo "fuera" y ganar la mano. Un jugador también puede cerrar diciendo: me comprometo a llegar a 66 o más puntos y digo "fuera" sin revelar más cartas del mazo.